Mi abuelo Eino Nuottila nació en 1888 en una granja llamada “Muusa”, ubicada en un brazo de la montaña Pyhätunturi (Montaña sagrada) cerca al lago Pyhäjärvi y a la espalda de la montaña Kätkätunturi. Después de haber vivido su juventud y de haber servido en el ejército del Zar en Manchuria. Eino se estableció y compró un lugar para vivir, una finca de ¼ de la sección de Mantal, alrededor de 700 hectáreas de la propiedad de Juurika y de Peter. El espacio era un gran terreno de forma oval que continuaba por 7 kilómetros desde el Lago Sirkkajärvi y Rakkavaara y pasando por las colinas de Levitunturi hasta Uuselkkä, por donde actualmente cruza la carretera y donde al pasar se puede leer ”Levi” pintado en azul sobre la entrada.

Eino era un solterón terco en sus costumbres, como consecuencia, su casa nunca estaba en orden y sus animales domésticos necesitaban cuidado, por esto, sus amigos de Rautuskylä le enviaron a una chica llamada Emma, para ayudarle con el cuidado de la casa. Después de la guerra de la independencia, y debido al apoyo de Eino a las ideas del proletariado, perdió su finca con comerciantes locales a causa de una deuda que trajo sus consecuencias, pero la capacidad de actividad de Eino y de Emma, les permitieron recuperar su finca pagando un precio muchas veces más alto que la deuda acumulada. Por los años 1930 su casa se estabilizó y la familia tuvo 5 hijos y se casaron. Durante la guerra, Eino, ya anciano, trabajó en las caballerizas con los caballos de los alemanes y con su salario pagó gran parte de las deudas de su finca e incluso construyó una nueva y hermosa cabaña a orillas del lago Sirkkajärvi aunque es cierto, que la casa no tuvo tiempo de ser terminada completamente, puesto que los alemanes le prendieron fuego al partir.

Después de la retirada, no hubo más opción que construir una nueva casa pero esta vez sólo de tablones. De esto, los aldeanos hicieron comentarios crueles, porque estos tablones juntos, no eran en su opinión una verdadera casa sino sólo ”tablones juntos” o ”Lautala”. Esta remodelada casa principal está pintada de blanco y aún sigue en pie, a las orillas del lago Sirkkajärvi. Nosotros, los niños que vivíamos en Ostrobotnia la llamamos por su color y su ubicación ”Valkonen Pohjonen” que se puede traducir como ”El Norte Blanco”.

En los asuntos del pueblo, Eino era progresista, aunque no sabía leer. Parceló la finca entregando un pedazo a la compañía de agua y otro a la escuela por un precio simbólico. ”Los niños deben tener una escuela, y es bueno que ésta la tengamos cerca”. A los entusiastas ingenieros de minas, también les vendió un pedazo en la punta de la montaña Levitunturi para el establecimiento de una mina de oro, pero este proyecto no terminó bien. La zona está cerca del actual restaurante ”Fueguito” o ”Tuikku”. Además, vendió un pedazo de tierra a una empresa de ascensores para que hagan la primera pista de esquí a finales de 1960. Incluso, ya entonces, Eino avizoraba el futuro y nos instó, a nosotros los herederos, a buscar parcelas apropiadas para el esquí en Rakkavaara, ”Entonces Ustedes estarán allí, en medio de los turistas ricos del sur que vienen a las montañas a esquiar”. Sin embargo, para la comprensión y la realización de esta idea tuvo que pasar toda una generación antes de que sus sueños se hicieran realidad…

En la década de 1980, mi tío Ossi, un técnico forestal, junto a los hombres del municipio desarrollaron el trazado de Rakkavaara. Este esbozo incluye Nuottirakka al costado de Kivirakka, incluyendo Nuottitie. Más tarde al cambiar el milenio, apareció Sointutie con 6 parcelas. Una de las parcelas cayó en mi poder y, su nombre es ”Valkonen Pohjonen.” Un requisito de aquel esbozo fue que las construcciones de las cabañas fueran al estilo tradicional: solamente de troncos o de vigas planas.

Ahora usted está aquí; el éxito de este sitio web es gracias a usted.